Leyendas de terror El vestido de novia

Leyendas de terror El vestido de novia

Hace no mucho tiempo, visité un pintoresco pueblecito. Sus calles adoquinadas y sus negocios de fachadas antiguas, hicieron que me sintiera en un lugar mágico. Al recorrer sus callejones, una cosa llamó poderosamente mi atención.

Me encontré con un restaurante de comida típica, el cual en uno de sus recovecos contaba con un elemento bastante singular. Un vestido de novia colocado en un maniquí de madera.

¿Qué tenía que hacer la indumentaria de una chica casadera en un negocio de comida? Esa era la información que debía investigar. Hablando con el capitán, me platicó una de las leyendas de terror más espeluznantes que he escuchado.

Me dijo que tres décadas atrás, aquel espacio comercial era ocupado por una sastrería. Ahí, la gente del pueblo se mandaba hacer la ropa para los diversos acontecimientos especiales: Por ejemplo, unos 15 años, un bautizo, o en este caso una boda.

También me comentó que la dueña del vestido se llamaba Rosalba y que era la hija del sastre. A la muchacha la iba a desposar Filiberto, el hijo del cantinero.

El día de la boda, los habitantes esperaban afuera de la iglesia la llegada de la novia. Sin embargo, solamente arribó el novio acompañado de sus padres. Después se supo que la chica había muerto misteriosamente la noche anterior.

Hay quienes aún afirman que Rosalba fue asesinada por su propia madre, dado que no quería que su hija terminará emparentada con la otra familia, pues decía que estos no pertenecían a su estirpe.

Luego del sepelio de la muchacha, el vestido fue retirado del maniquí y destruido por el padre de la joven. Sin embargo, cuando se cumplió un año del deceso de la chica, el vestido de la novia volvió a aparecer en el mismo lugar, es decir, colocado en el maniquí de madera y mirando hacia la calle.

Muchas personas han tratado de deshacerse de esa prenda, pero, aun así, esta continúa en el mismo sitio.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *